jueves, 27 de agosto de 2009

La realidad de las muertes de indigenas en Colombia

La mayoría de asesinatos de indígenas colombianos en los últimos seis años fueron cometidos presuntamente por paramilitares, aunque las FARC habrían matado a la mayor parte de sus líderes este año, afirmó el miércoles una ONG colombiana ante un Comité de la ONU en Ginebra. "La mayoría de las 64 muertes de dirigentes indígenas en 2009 fueron presuntamente cometidas por las FARC", afirmó Lina Malagón de la ONG Comisión Colombiana de Juristas ante el Comité contra la Discriminación Racial de la ONU.
"Sin embargo, tomando en cuenta la totalidad de las cifras de los indígenas abatidos en los últimos 6 años, son los los paramilitares quienes han perpetrados más asesinatos", añadió.

Según Karmen Ramirez Boscán, de la Organización Nacional Indígenas de Colombia (ONIC), 1.200 Indígenas habrían muerto en manos de paramilitares en los últimos seis años. La mayoría de ellos quedaron impunes, denunció.

Estas dos ONG forman parte de un Observatorio de Discriminación Racial de Colombia, que presentó un informe al Comité, donde denunciaron además al ejército colombiano por la muerte del marido de la dirigente indígena Aida Quilcué a fines de 2008.
El informe también acusó al Ejército de ocupar escuelas y "sitios sagrados"
"Las fuerzas militares en territorios indígenas persisten en la ocupación de escuelas, sitios sagrados indígenas y otros bienes civiles", subraya.

Los indígenas están en "en alto riesgo de desaparecer por efecto del conflicto armado, por el abandono del Estado y por el modelo de desarrollo imperante en el país", dijo Luis Evelis Andrade, de la ONIC. Este Comité, que integran 17 expertos independientes, vigila el cumplimiento de la Convención Internacional contra la Discriminación Racial, tomandole examen a los países que la han ratificado, como es el caso ahora con Colombia.

Uno de los miembros del Comité, el francés Régis de Gouttes, pidió al gobierno colombiano que esclareciera las responsabilidades respectivas en las masacres contra la población civil en general, particularmente contra indígenas y negros.

De Gouttes se refirió concretamente a las guerrillas de las FARC y el ELN, a los paramilitares, "las nuevas organizaciones criminales vinculadas al trafico de drogas, y a la violencia atribuible a las fuerzas del Estado", según dijo a la AFP, al finalizar el debate

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada