sábado, 22 de agosto de 2009

Liberan presos por Acteal

La Corte Suprema ordenó la liberación de 20 hombres que fueron hallados culpables de la matanza de 45 indígenas en el estado sureño de Chiapas en 1997, al fallar el miércoles que los fiscales federales utilizaron pruebas obtenidas de manera ilegal.

Otros seis encarcelados que cumplen sentencias por la matanza ocurrida en la localidad de Acteal deberán permanecer recluidos, pero serán sometidos a nuevos juicios.

"Ello, porque se violentaron sus garantías individuales cometidas durante la averiguación previa, toda vez que en la mayoría de los casos, tanto la integración del cuerpo del delito y la de la responsabilidad penal probada, se basan en la valoración de pruebas obtenidas en forma ilícita", señala un comunicado de la Corte Suprema en su sitio de internet.

Más de 36 policías, en su mayoría indígenas, fueron hallados culpables en el caso y el resto seguirá cumpliendo sus condenas.

La corte decidió otorgar el amparo a los 20 reos porque las pruebas obtenidas ilegalmente deben ser desechadas.

"En 6 casos se deberá reponer el procedimiento, a fin de que se dicte nueva sentencia con las pruebas que no se consideraron ilícitas", agregó el fallo del máximo tribunal.

El 22 de diciembre de 1997, un grupo paramilitar con presuntas relaciones con funcionarios gubernamentales atacó a tiros una reunión de oración de activistas católicos que simpatizaban con los rebeldes zapatistas en Acteal, una localidad de Chiapas. A lo largo de varias horas, los agresores mataron a 45 personas, entre ellos infantes de dos meses de edad.

Antonio Arias, quien fue herido en la agresión, calificó la decisión como "injusta" y advirtió que podría haber disturbios en su localidad si los presos regresan.

"Sentimos mucho dolor en el corazón porque consideramos que no es justo que casi 12 años después sean liberadas las personas que nosotros consideramos son responsables verdaderos porque nosotros los vimos", afirmó.

Dijo también que "si ellos salen de la cárcel habrá tensión en nuestras comunidades y puede haber nuevos desplazamientos" en Chiapas, fronterizo con Guatemala.

Hizo estas declaraciones en la cercana ciudad de San Cristóbal de las Casas, donde integrantes de su comunidad se reunieron para orar con el fin de que continúen encarcelados los hombres que fueron hallados culpables por la matanza.

Por su parte, Arturo Farela, que encabeza una asociación de cristianos evangélicos en Chiapas que defendía la inocencia de los encarcelados, muchos de los cuales residían en la localidad de Chenalhó, celebró su liberación aunque también advirtió que podría haber tensiones.

"El tejido social de Chenalhó está endeble y el gobierno debe investigar y presentar a los verdaderos responsables, además de los responsables intelectuales", pidió

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada