jueves, 6 de agosto de 2009

Mentiras iranies sobre presos politicos

El jefe de la policía iraní declaró el domingo que los manifestantes que murieron en la cárcel de Kahrizak, cerrada en julio pasado, fallecieron debido a un virus y no por haber sido golpeados por la policía, indicó la agencia semioficial ILNA. Las autoridades iraníes abrieron una investigación tras la muerte en prisión de varias personas detenidas durante las manifestaciones contra la reelección del presidente Mahmud Ahmadinejad.

"Los detenidos en ese centro (penitenciario) no murieron porque fueron golpeados por la policía sino a causa de una enfermedad viral", declaró el jefe de policía, Esmail Ahmadi Moghaddam.

El alto responsable policía no precisó el nombre de esa enfermedad ni la cantidad de personas que habría matado, pero responsables iraníes afirmaron anteriormente que algunos de los manifestantes muertos en prisión habían fallecido de meningitis. En julio pasado, un responsable iraní anunció el cierre de ese centro penitenciario por orden del guía supremo, el ayatolá Alí Jamenei, que consideró que esa cárcel no respetaba las normas sobre condiciones de detención.

Moghaddam dijo la semana pasada que el joven Mohsen Ruholamini, detenido durante las manifestaciones, murió en Kahrizak sin precisar las causas y que tres guardia cárceles habían sido detenidos. "No escapo a mis responsabilidades, pero desde un principio he insistido en que los estudiantes no deberían estar detenidos en ese centro junto con delincuentes", declaró al mismo responsable, según ILNA.

Unas 2.000 personas fueron detenidas durante las manifestaciones contra la reelección de Ahmadinejad. Treinta personas murieron en los disturbios.
La mayoría de los detenidos fueron liberados, pero unos 200 siguen tras las rejas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada