viernes, 28 de agosto de 2009

periodistas protestan en Irak

Periodistas tomaron el viernes las calles de la capital iraquí para protestar lo que calificaron como presión política para silenciar a los medios de prensa. La manifestación realizada por docenas de reporteros ocurre mientras el periodista Ahmed Abdul-Hussein ha sido amenazado con una demanda por editoriales relacionados a un sangriento asalto a un banco que dejó ocho guardias de seguridad muertos.

Los periodistas iraquíes nunca han gozado de la libertad de prensa y protección que reciben la mayoría de sus colegas occidentales. En años recientes, periodistas han sido golpeados y arrestados por fuerzas de seguridad de Irak por intentar documentar ataques rebeldes o protestas masivas. La situación se ha vuelto más tensa conforme se intensifican las campañas políticas ante las elecciones nacionales agendadas para enero.

"Estamos aquí para rechazar la censura del gobierno o intervención en nuestro trabajo", dijo el manifestante Ziyad al-Khafaji, del independiente Journalistic Freedom Observatory, con sede en Bagdad, un grupo defensor de los derechos de los medios de prensa. "Los países democráticos no deberían temer a la prensa libre", señaló. Los manifestantes portaban letreros que decían "No maten la verdad" y cantaban "Sí, sí a la libertad. No, no a silenciar a periodistas". No hubo reportes de violencia durante la manifestación, realizada frente al afamado mercado del libro Mutanabi Street.

"Es la tarea esencial de los periodistas revelar la verdad, y estamos contra cualquier tipo de censura a los medios", dijo Fawzi al-Atroushi, vice ministro de Cultura, quien también asistió a la manifestación. "Estamos contra cualquier amenaza hecha contra periodistas", agregó.

El enojo ha crecido después de que Abdul-Hussein fue amenazado con una demanda por un legislador chiíta por un editorial que sugirió que un partido político apoyó el robo a mano armada, y aseveró que casi siete millones de dólares robados fueron a financiar campañas políticas. Hussein no ofreció pruebas en su editorial y no mencionó al partido.

Se ha acusado a guardias presidenciales de haber participado en el asalto ocurrido el 28 de julio al Banco Rafidain, en Bagdad, en el cual se robaron aproximadamente 8.000 millones de dinares iraquíes, (6,9 millones de dólares)

No hay comentarios:

Publicar un comentario