domingo, 8 de noviembre de 2009

¿Fin del arraigo en Mexico?

Defensores de derechos humanos pidieron este jueves a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) que exija a México eliminar el arraigo judicial, figura que permite el arresto domiciliario sin inculpación por varias semanas.

Según estos grupos de defensa de derechos humanos, el arraigo, que puede prolongarse hasta por 80 días, ha dado pie a incomunicación de los detenidos y torturas para obtener confesiones.

El director de las Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, Juan Carlos Gutiérrez, pidió a la CIDH que "exprese al Estado mexicano su rechazo al arraigo en cuarteles, hoteles o casas (y) que recuerde los principios de las buenas prácticas con personas privadas de libertad".

Gutiérrez también pidió a la CIDH otorgar medidas cautelares a aquellas personas que han denunciado torturas durante arraigos y que por ello han recibido amenazas contra su vida y la de sus familiares.

"La seguridad pública no riñe con los derechos humanos", dijo Gutiérrez.

"Reitero el pleno compromiso del Estado mexicano con el respeto a los derechos humanos en el combate a la delincuencia organizada", respondió el director de Derechos Humanos de la Secretaría de Exteriores mexicana, Alejandro Negrín.

Negrín dijo que "la batalla contra la tortura es una de las principales luchas" del gobierno mexicano, y que éste se mantiene vigilante de que "las personas que estén arraigadas tengan permanentes visitas de familiares, contacto con sus defensores y supervisión médica".

El comisionado de la CIDH, Felipe González, mostró el interés de la comisión en visitar México para conocer de primera mano las denuncias presentadas este jueves.

La ONU recomendó a México eliminar el arraigo judicial tras un exámen al estado de los derechos humanos en ese país que realizó en febrero, lo que fue rechazado por el gobierno de Felipe Calderón, quien libra una cruenta lucha contra el crimen organizado, para lo que ha desplegado al ejército.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada