viernes, 27 de noviembre de 2009

Raul Castro igual que Fidel en Cuba

La organización Human Rights Watch denunció el miércoles que los derechos humanos en Cuba no han mejorado bajo el gobierno de Raúl Castro y que en algunos casos han empeorado en comparación de cuando su hermano Fidel era presidente.

En un informe, el grupo acusó al gobierno de Raúl Castro de represión sistemática y de crear "un clima penetrante de temor entre los opositores y, cuando se trata de la expresión de puntos de vista políticos, en la sociedad cubana en su conjunto".

Fidel Castro cedió el poder a su hermano Raúl, primero de forma interina en 2006 y luego permanentemente en febrero de 2008. Los activistas de los derechos humanos esperaban que el cambio condujera a una mayor libertad en la isla caribeña.

El informe, sin embargo, encontró poca evidencia de eso. Criticó la mayor dependencia de Raúl Castro en una ley contra "cualquier conducta que contradiga las normas socialistas".

Dice que la ley "capta la esencia del pensamiento represivo del gobierno cubano, que ve a cualquiera que se salga un paso del gobierno como una amenaza potencial y por tanto digno de castigo".

Human Rights Watch describió el informe como su análisis más extenso de las condiciones en Cuba desde que Raúl Castro tomó el poder. El informe hace eco de críticas previas del grupo hacia el gobierno de Raúl Castro.

Cuba alega que protege los derechos humanos mucho mejor que la mayoría de los países porque su sistema comunista proporciona salud pública gratuita, educación hasta la universidad, vivienda y alimentos básicos.

Dice que no tiene ningún prisionero político y que los activistas de oposición actualmente en la cárcel están allí por razones legítimas, como traición. El gobierno dice que los grupos opositores son mercenarios de Washington.

Human Rights Watch desechó tal argumento, pero critica a Estados Unidos por su embargo de varias décadas.

Aunque la organización consideró que el gobierno cubano tiene una "responsabilidad plena y exclusiva" por los abusos a los derechos humanos en la isla, el informe admitió que mientras continúe el embargo norteamericano, "el gobierno de Castro continuará manipulando la política estadounidense para retratarse como un David latinoamericano que desafía al Goliat estadounidense, un papel del que se aprovecha hábilmente".

El gobierno de Cuba ha encarcelado o ha acosado a algunos activistas y periodistas independientes, aunque sus restricciones sobre el uso de Internet son lo suficientemente laxas como para permitir que algunos críticos puedan redactar blogs regularmente desde computadoras en la propia isla.

La Comisión Cubana de los Derechos Humanos, independiente, y la organización "Cuba, la reconciliación nacional", cuyos reportes fueron la base para muchos de los análisis de la situación en Cuba, afirman que Cuba tiene todavía más de 200 prisioneros políticos, notablemente menos que cuando gobernaba Fidel Castro. El gobierno no reconoce la legitimidad de la comisión, pero no la ha cerrado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada