viernes, 25 de diciembre de 2009

Mexico parece ignorar los derechos humanos de inmigrantes

La frontera sur de México, además de ser punto transitorio de migrantes centroamericanos que quieren llegar hasta los Estados Unidos, es destino de trabajadoras y trabajadores provenientes de las regiones más empobrecidas de Guatemala. En México, sus derechos laborales son ignorados y se constata una creciente participación de mujeres y menores de edad.

Según información de la organización Enlace, el 98 por ciento de las mujeres que trabajan de meseras o en el servicio sexual en la frontera sur, son centroamericanas. La mayoría de ellas son menores de edad, y no cuentan con las garantías fundamentales, porque su condición humana es reducida a la de mercancía.

“La explotación sexual como la forma más frecuente de trata de personas es una de las realidades más lacerantes de esta frontera. Con el fin de explotar a estas niñas y mujeres, se movilizan bien estructuradas organizaciones delictivas, que no pocas veces tienen pie en las instancias gubernamentales que tendrían que proteger a esta población”, explica Ana Elena Barrios, investigadora de Enlace en la sede de Comitán.

A pesar de que México firmó ya hace casi 20 años la Convención

Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y sus Familias y hace diez años la ratificó, sigue existiendo una violación sistemática de los derechos de las y los centroamericanos, constata la ONG.

Hoy, en el Día Internacional del Migrante, varias organizaciones internacionales defensoras y promotoras de los Derechos Humanos han iniciando una campaña mundial para solicitar nuevamente la ratificación de este Convenio, con la respectiva inclusión en las agendas políticas del tema.

Enlace indica que hoy en día, la migración ya no es un fenómeno aislado que afecta a unos cuantos, sino que son movimientos complejos que están redefiniendo los mercados laborales, las economías y las sociedades de los países alrededor del mundo.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) calcula que en 2010 habrá 214 millones de personas que residen fuera de sus países de origen. De ellos, cerca de 95 millones según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), son económicamente activos como trabajadores migrantes.

Por ello resulta fundamental el recordar la vigencia de sus derechos fundamentales y laborales, así como la urgencia de cumplir con los compromisos asumidos para su reconocimiento y ejercicio, indica Barrios, y agrega que en la creación de políticas migratorias se tiene que incluir el migrante no como objeto de abuso y explotación sino como sujeto de derecho.

El Día Internacional del Migrante fue proclamado en el año 2000 por la Asamblea General de la ONU, teniendo en cuenta que existe un importante número de inmigrantes en el mundo, y que ese número continúa incrementándose

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada