lunes, 4 de enero de 2010

Brasil modificara programa de los derechos humanos

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, se comprometió a modificar algunas medidas de su Programa de Derechos Humanos para superar una crisis causada por la decisión de los máximos comandantes de las Fuerzas Armadas de presentar su renuncia, informó hoy la prensa.

El compromiso de Lula supero una crisis de bastidores que llevó al ministro de Defensa, Nelson Jobim, y a los comandantes del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea a presentar sus cartas de renuncia el 22 de diciembre pasado, según fuentes oficiales no identificadas citadas hoy por el diario "O Globo".

Pese a que ningún portavoz oficial ha confirmado la crisis, noticias sobre el malestar entre las Fuerzas Armadas y las renuncias de los altos mandos militares también fueron publicadas hoy por los diarios "Folha de Sao Paulo" y "O Estado de Sao Paulo".

La crisis fue provocada por el Programa Nacional de Derechos Humanos anunciado por Lula la semana pasada, formalizado en un decreto ya publicado en el Diario Oficial, y que prevé, entre otros, la creación de una "Comisión de la Verdad" para investigar denuncias sobre las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar (1964-1985).

La creación de dicha comisión fue interpretada por los militares como una iniciativa para intentar derogar la Ley de Amnistía que permitió el regreso de la democracia a Brasil y que favoreció tanto a militares acusados de violaciones a los derechos humanos como a militantes que combatieron el régimen militar.

De acuerdo con las versiones periodísticas, los militares consideraron los términos del decreto "revanchistas y provocadores", ya que prevén hasta el cambio del nombre de calles y edificaciones bautizadas en homenaje a oficiales del régimen militar.

"Lula no aceptó la solicitud de renuncia; argumentó que no tenía conocimiento por completo del contenido del programa y prometió revisar parte del decreto que generó el descontento", según el diario "O Globo".

El jefe de Estado consiguió revertir la crisis, agrega "O Globo", al comprometerse a aplazar el envío al Congreso del proyecto de ley que crea la Comisión de la Verdad.

Según los principales diarios del país, la crisis fue desatada el pasado martes, un día después del anuncio del Programa de Derechos Humanos, en una reunión en la que el ministro de Defensa y los comandantes del Ejército, el general Enzo Peri, y de la Fuerza Aérea, el general Juniti Saito, decidieron presentar su renuncia.

Pese a que no participó en la reunión, el comandante de la Marina, almirante Julio Moura Neto, apoyó esa decisión.

La crisis fue superada un día después cuando Lula, en una reunión con Jobim, se comprometió a modificar las directrices del Programa de Derechos Humanos que irritaban a los militares.

Pese a que el Programa no menciona la posible revocación de la Ley de Amnistía, sí recuerda que el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte del país, está analizando una demanda que pide privar del beneficio a "agentes públicos responsables por la práctica de tortura, homicidio, desaparición forzada, abuso de autoridad, lesiones corporales y violaciones de opositores políticos".

El ministro de Derechos Humanos, Pasulo Vannuchi, autor del programa, admitió, en unas declaraciones publicadas hoy por el diario "O Estado de Sao Paulo", que tiene algunas divergencias con los mandos militares pero negó cualquier crisis.

"Estuve con el presidente el 23 de diciembre y no me comentó sobre nada de eso", afirmó Vannuchi al ser interrogado sobre la supuesta renuncia del ministro de Defensa.

Agregó que sus divergencias con Jobim y los mandos militares siempre han sidos discutidas dentro del Gobierno y solucionadas mediante acuerdos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada