viernes, 15 de enero de 2010

DerechosHumanos no importan en Chile

El tema de derechos humanos, decisivo en elecciones pasadas en Chile, apenas ha sido tocado en la actual campaña, un cambio en una sociedad con grupos que reclaman verdad y justicia por las atrocidades cometidas durante la dictadura de Augusto Pinochet y otros que quieren dar vuelta a la página.
Transcurridos 20 años del fin de la dictadura, en los que se avanzó en materia de reparación a las víctimas y justicia, los derechos humanos no son ya un tema de primera línea en Chile.
En la campaña por el balotaje del domingo entre el derechista Sebastián Piñera y el oficialista Eduardo Frei, fueron pocas las menciones al tema, aunque antes de la primera vuelta, el 13 de diciembre, la opción de Piñera de agilizar los juicios a represores levantó cierta polémica.
Piñera se comprometió en noviembre frente a ex oficiales del Ejército a, en un eventual gobierno suyo, acelerar el trámite de los juicios a ex militares, precisando que no se trataba de un 'punto final'.
Familiares de las víctimas rechazaron su propuesta y lo acusaron de ser "una persona de derecha, comprometida con la dictadura y las violaciones de derechos humanos".
Frei se puso del lado de las víctimas y prometió abolir la amnistía que rige para los primeros y más cruentos años de la dictadura de Pinochet, que dejó más de 3.000 víctimas.
Tras esa escaramuza, el tema desapareció, y sólo vino a reaparecer -sin que repercutiera en la campaña- con la inauguración el lunes pasado del Museo de la Memoria en Santiago, donde los familiares de víctimas siguieron pidiendo "verdad y justicia".
"Quiero saber dónde están los míos. Quiero saber por qué los mataron. Quiero que haya justicia, que sean juzgados los verdaderos culpables", declaró a la AFP Ana González, a quien la dictadura le arrebató a cinco miembros de su familia.
"Quiero que se haga justicia para podernos mirar de una vez por todas a los ojos. Queremos dar vuelta la página pero con verdad y justicia", agrega a sus 84 años, tras ver desaparecer a su esposo, dos hijos y una nuera embarazada de tres meses, sin que aún hoy sepa qué pasó con ellos.
A diferencia de Ana otros sí se muestran dispuestos a cerrar las heridas: "es necesario dejar los rencores de lado para poder avanzar. Han pasado tantos años que creo que hoy es momento de perdonar", dijo a la AFP una vendedora de confites, que dice tener en su familia a una víctima de la dictadura.
Especialistas en el tema, consideran que Chile ha mostrado avances en reparación económica a las víctimas y aplicación de justicia, con unos 600 ex militares encausados y los jefes de los órganos represores, Manuel Contreras y Alvaro Corbalán, condenados a prisión a perpetuidad.
"En juicios de derechos humanos creo que la sociedad debe tener muy claro el gran avance que se ha tenido. Chile es un ejemplo en esta materia", comentó el presidente de la Corte Suprema, Milton Juica.
El abogado experto en DDHH, José Zalaquett, coincide: "en materia de verdad y reconocimiento ha habido bastante avance", dice a la AFP tras destacar el reconocimiento de los hechos por parte del Ejército.
"En materia de reparaciones, todos los familiares de las víctimas fatales están recibiendo una reparación", explica, al tiempo que resalta que está pendiente averiguar la suerte de desaparecidos que, se sabe, están muertos.
El analista Guillermo Holzmann dijo a la AFP que "el tema de los derechos humanos no puede quedar en el olvido pero tampoco puede ser eterno".
Según Holzmann "en Chile existen dos visiones extremas para enfrentar el tema: una ideológica que no solamente busca justicia, sino que está vinculada a un afán legítimo de venganza, pero una parte importante está por ir cerrando los casos, bajo el establecimiento de una verdad jurídica".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada