viernes, 1 de enero de 2010

Familia pide por vida de ingles en China

Los familiares de un británico que iba a ser ejecutado el martes en China por tráfico de drogas hicieron un ruego de última hora por clemencia, luego de visitar al hombre, que alegan tiene problemas mentales.
Akmal Shaikh, de 53 años de edad y con tres hijos, no estaba al tanto de que la ejecución estaba programada para el martes, hasta que sus primos se lo dijeron.
Shaikh sería el primer ciudadano de un país europeo en ser ejecutado en China en el último medio siglo.
China rechazó ya un pedido de clemencia del primer ministro británico Gordon Brown.
Las apelaciones de última hora casi nunca son atendidas en China, que ejecuta a más personas cada año que el resto de todos los países del mundo combinados.
"Les rogamos clemencia a las autoridades chinas para ayudar a reunir a esta desconsolada familia", dijo su primo, Soohail Shaikh, en una declaración leída a reporteros en la ciudad occidental de Urumqi, donde Akmal está prisionero.
Soohail Shaikh dijo que él y su hermano Nasir Shaikh visitaron a Akmal Shaikh el lunes por la mañana, su primer contacto directo con la familia en los dos años que lleva prisionero.
Soohail Shaikh dijo que su primo no había sido informado de su inminente ejecución.
"Obviamente estaba muy alterado al enterarse por nosotros de que la sentencia había sido emitida", dijo Soohail Shaikh. "Estamos convencidos de que él no se encuentra en un estado racional y necesita medicamentos".
Shaikh, que tiene ascendencia paquistaní, fue sentenciado en un juicio de media hora en octubre de 2008 por llevar una maleta con casi cuatro kilos de heroína a Urumqi en 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada