lunes, 11 de enero de 2010

Paulo Vanucchi amaga con renunciar

El ministro de Derechos Humanos de Brasil, Paulo Vanucchi, amenazó hoy con renunciar si triunfan las presiones de los militares para alterar el proyecto de ley que contempla la creación de una Comisión de la Verdad sobre la dictadura brasileña (1964-1985), que generó una rebelión interna en el gobierno del presidente Luiz Lula da Silva.
"Soy un fusible removible. Mi renuncia non sería un problema para Brasil ni para la República", dijo Vannucchi en una entrevista con el diario Folha de Sao Paulo.
Vanucchi está en el centro del fuego cruzado de diversos sectores por ser el autor del Programa de Derechos Humanos enviado al Congreso el 21 de diciembre por el presidente Lula. Los jefes de las tres fuerzas armadas amenazaron con renunciar como rechazo al proyecto, que instala una comisión para investigar por primera vez los delitos cometidos por la dictadura militar brasileña. Los delitos no fueron investigados por el amparo de la Ley de Amnistía de 1979 dictada por los propios militares.
A cambio, los militares quieren que se investiguen, para aceptar la comisión, a los grupos armados de resistencia al régimen. Eso es lo que esta semana reclamará ante Lula el ministro de Defensa, Nelson Jobim, luego de que los tres jefes militares declararon "revanchista" al proyecto.
"No se puede poner en el mismo nivel a torturadores y torturados. Unos actuaron ilegalmente, con respaldo del Estado, y los otros fueron juzgados, presos, desaparecidos y muertos", dijo el ministro de Derechos Humanos.
Vanucchi recordó que el propio presidente Lula da Silva fue juzgado y condenado a tres años de prisión (pena revisada y no aplicada) por liderar la huelgas en las fábricas paulistas contra la dictadura militar, a partir de 1978.
"Lo que no puedo admitir es que transformen el plan en un monstruo político único en el planeta, sin el respaldo de la ONU ni de la OEA", dijo Vanucchi.
Los ministros Jobim y Vanucchi esperan la mediación de Lula, que regresa mañana al trabajo luego de sus vacaciones en las playas de Bahía y en el balneario paulista de Guarujá.
"El presidente Lula es constructor de caminos intermedios. Pero si no es posible, no puedo quedarme", dijo Vanucchi

No hay comentarios:

Publicar un comentario