sábado, 6 de marzo de 2010

Embajadores indigenas llegan a la ONU

Los representantes diplomáticos de muchos lugares del mundo acudieron hoy al Consejo de Derechos Humanos de la ONU ataviados con algunos de los trajes típicos de sus respectivos países, e inundaron de colorido la sesión plenaria con la diversidad de su vestimenta.
La iniciativa procede de la misión de Pakistán ante la ONU, que invitó a todos los miembros y observadores del Consejo a que asistieran a la reunión de hoy con la ropa característica de su país, como una manera de demostrar la riqueza cultural.
Por ejemplo, la consejera de la misión de Bolivia para este organismo, Maisa Ureña, vistió un atuendo denominado del baile tinku, procedente de Potosí, en la zona norte de este país sudamericano, según explicó a Efe.
El traje boliviano estaba compuesto por un voluminoso sombrero, de cuya copa brotaban plumas de colores cítricos en dirección al techo multicolor de la sala de la Alianza de las Civilizaciones de la ONU, obra del artista mallorquín Miquel Barceló.
El representante permanente de Nicaragua, Néstor Cruz, portó una indumentaria llamada cotona, que se usa en casi todas las regiones del país, salvo en la costa caribeña y en el área del norte, tal y como aclaró a Efe.
Con este desfile de pluralidad textil, los diplomáticos ejercieron su labor de representación también en su todo su esplendor estético.
A la misión brasileña no se le ocurrió una mejor idea para identificar a su país que acudir al pleno equipados con la camiseta de la selección de fútbol carioca, igual que a un representante del Reino Unido, que asistió con una camiseta del Manchester United

No hay comentarios:

Publicar un comentario