lunes, 15 de marzo de 2010

Sube la tension entre Cuba y España

Los Parlamentos de Cuba y la Unión Europea (UE) cruzaron críticas este jueves debido a la condena europea a la muerte del preso político Orlando Zapata tras una huelga de hambre, avivando tensiones que pueden poner en peligro su diálogo.
La Asamblea Nacional de Cuba, de 640 diputados simpatizantes del partido único en el gobierno, reaccionó "ofendida" a la condena europea, y el jueves entregó a la prensa una declaración en la que rechaza "la imposición, la intolerancia y la presión como norma en las relaciones internacionales".
Más temprano la eurocámara había condenado "duramente la muerte evitable y cruel" de Zapata tras una huelga de hambre de 85 días. Además, alertó sobre el "fatal desenlace" al que se expone el disidente Guillermo Fariñas, que inició el mismo tipo de protesta hace 15 días.
Zapata, un albañil negro de 42 años considerado "prisionero de conciencia" por Aministía Internacional, falleció por los efectos de la huelga de hambre que inicio en diciembre en protesta por las malas condiciones carcelarias, en un hecho que levantó consternación internacional.
El presidente Raúl Castro y ahora el Parlamento dijeron que lamentaban el fallecimiento, y responsabilizaron a Estados Unidos.
"Este hecho lamentable no puede ser utilizado para condenar a Cuba aduciendo que pudo haber evitado una muerte", dijo la Asamblea.
La condena europea estuvo precedida de "una campaña concertada por poderosas empresas mediáticas, fundamentalmente de Europa, que han atacado ferozmente a Cuba".
La huelga de Fariñas -sicólogo y periodista opositor de 48 años- exigiendo la liberación de 26 presos políticos enfermos, fue calificada de "chantaje" inaceptable por el diario oficial Granma, que lo responsabilizó de sus consecuencias.
Fariñas, un ex militar de tropas de élite que peleó en los años 80 en Angola, rechazó peticiones de deponer su protesta de disidentes y diplomáticos españoles, que le han ofrecido asilo en Madrid.
Cuba acusó a Europa de "profundo cinismo" por levantar el caso de Zapata mientras "incumple sus compromisos" de ayuda al desarrollo, lo que afecta vidas de niños, y "reprime" a inmigrantes y desempleados.
"No tienen moral aquellos que participaron o permitieron el contrabando aéreo de detenidos, el establecimiento de cárceles ilegales y la práctica de torturas, para evaluar a un pueblo agredido y brutalmente bloqueado", dijo la Asamblea.
La controversia parlamentaria se produce cuando España, en la presidencia semestral de la UE, intenta llevar al bloque al diálogo con Cuba y derogar la Posición Común de 1996, un impedimento -según el gobierno cubano- para normalizar relaciones.
Dicha Posición Común condiciona la ayuda europea a Cuba a cambios democráticos y en derechos humanos. Algunos de los 27 países comunitarios están por sostenerla en espera de señales concretas.
También a instancias de España, la UE derogó en junio de 2008 las sanciones impuestas a La Habana por la condena a 75 disidentes en la primavera de 2003.
En octubre de 2008, ambas partes restablecieron la cooperación y el diálogo político, incluyendo derechos humanos, relación que, a juicio de diplomáticos en La Habana, podría verse entorpecida.
"Condena tan discriminatoria y selectiva, solo puede explicarla el fracaso de una política incapaz de poner de rodillas a un pueblo heroico", dijo el Parlamento cubano, al señalar que la Posición Común, como la norteamericana ley Helms-Burton, que recrudece el embargo, "no tienen el más mínimo futuro".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada