lunes, 3 de mayo de 2010

CINDH pide justicia en ataque a caravana en Oaxaca

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) deploró hoy el ataque contra una caravana humanitaria ocurrido el 27 de abril pasado en ruta a San Juan Copala, en Oaxaca, México.

Ese órgano de la Organización de Estados Americanos (OEA) lamentó que hayan muerto dos personas, que otras varias hayan sufrido heridas y que dos periodistas permanecieran atrapados temporalmente en la zona controlada por el grupo armado que originó el ataque.

'La Relatoría Especial condena el ataque y los asesinatos reportados y celebra el rescate de los periodistas que habían quedado atrapados en la zona', indicó.

'Asimismo, insta a las autoridades a investigar con celeridad y eficacia los hechos ocurridos el 27 de abril de 2010 y a proteger a las comunidades de la zona, cuyos derechos, entre ellos el derecho a la libertad de expresión, se encuentran amenazados por los grupos armados', añadió.

Según la información recibida por la CIDH, la caravana que se dirigía a San Juan Copala estaba conformada por aproximadamente 25 personas, entre ellos defensores de derechos humanos y periodistas, quienes pretendían apoyar a la comunidad y documentar la situación de derechos humanos.

Alrededor de las 14:30 horas del día 27 de abril, en las cercanías de La Sabana, los vehículos en que avanzaba la caravana fueron atacados con armas de fuego por personas apostadas a la orilla de la carretera, que tenían la presunta finalidad de impedirles llegar a su destino, apuntó.

En el asalto murieron los activistas Beatriz Alberta Cariño Trujillo y Jyry Jaakkola, y resultaron heridas varias personas.

De acuerdo con la información recibida por la Relatoría Especial, los periodistas de la revista Contralínea, Erika Ramírez y David Cilia, permanecieron poco más de dos días en la zona donde ocurrieron los hechos sin poder salir por la presencia del grupo armado.

Según la revista, los periodistas iban a San Juan Copala con la intención de documentar el asesinato de las locutoras de la radio comunitaria La Voz que Rompe el Silencio, Felícitas Martínez y Teresa Bautista,

No hay comentarios:

Publicar un comentario