lunes, 3 de mayo de 2010

Ejército mexicano niega responsabilidad en muerte de niños

El ejército mexicano se deslindó el viernes de la muerte de dos niños durante un presunto enfrentamiento con sicarios del narcotráfico en el norte de México, en medio de una polémica surgida cuando la familia de los menores afirmó que fueron atacados por militares.

Casi un mes después de la muerte de los niños de 5 y 9 años en el estado norteño de Tamaulipas, el procurador de Justicia Militar, José Luis Chávez, aseguró que los menores murieron a consecuencia de la detonación de una granada lanzada por miembros del crimen organizado que impactó contra el vehículo en que viajaban con su familia.

"La muerte de los menores Martín y Bryan Almanza Salazar fue como consecuencia de esquirlas producidas por la detonación de la granada que impactó en la parte posterior del vehículo", dijo Chávez.

Añadió que la granada calibre 40 milímetros utilizada no corresponde al tipo de armamento con que cuenta el ejército.

Raymundo Ramos, presidente del Comité de Derechos Humanos en Tamaulipas y quien ha representado a la familia de los menores, descalificó las afirmaciones del ejército.

"Vamos a demostrar que está mintiendo el procurador militar... cuando pasa la señora, la familia de Martín y Cynthia (los padres de los niños) no hay ningún enfrentamiento", afirmó Ramos en declaraciones a W Radio poco después del reporte oficial.

La muerte de los niños ocurrió el 3 de abril en una carretera de Tamaulipas, uno de los estados más afectados por la violencia del narcotráfico y donde las autoridades han reportado un incremento de enfrentamientos con carteles de las drogas. En el incidente también resultaron lesionados cinco miembros de su familia.

El funcionario militar afirmó que soldados llegaron a la zona tras reportes de que se había suscitado un enfrentamiento entre grupos armados y al realizar labores de reconocimiento se encontraron con varios presuntos criminales a bordo de camionetas que los atacaron.

Chávez dijo que al término de la agresión encontraron que la camioneta de la familia de los menores quedó entre dos de los vehículos de los presuntos agresores.

El gobierno del presidente Felipe Calderón sostiene desde diciembre del 2006 una ofensiva contra grupos del crimen organizado y el ejército ha sido uno de los pilares fundamentales en esa batalla que según el gobierno ha dejado más víctimas de la delincuencia que civiles.

Las autoridades sostienen que más del 90% de los más de 22.700 fallecidos por la violencia del crimen organizado corresponde a personas vinculadas de alguna forma a la delincuencia, y que menos de 5% de las víctimas han sido civiles.

Miembros de la oposición, sin embargo, han manifestado sus dudas debido a que en 2010 se han registrado varios incidentes donde las víctimas han sido inocentes, tanto adultos como menores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario