sábado, 29 de mayo de 2010

Informe revela que Barack Obama prefiere la guerra

El informe no hace concesiones y fue entregado ayer a la prensa en Washington por parte de tres reconocidas asociaciones: la Oficina de Washington para América Latina (Wola), el Centro de Política Internacional y el Grupo de Trabajo para América Latina, para los cuales Estados Unidos bajo la conducción de Barack Obama, que al inicio de su gobierno despertó enormes expectativas, sigue enfatizando la ayuda militar y descuida los derechos humanos en la región.

“El mensaje de cambio de Barack Obama resonó en América Latina suscitando la esperanza de una nueva relación entre Estados Unidos y América Latina. Hoy, sin embargo, la esperanza se ha atenuado”, afirma el documento, que ubica un punto de quiebre en el acuerdo firmado en 2009 que permite al Pentágono utilizar bases militares de Colombia —ubicadas estratégicamente de cara a la Amazonia—, mismo que fue criticado por buena parte de los países
latinoamericanos.

El informe precisa que si bien dicho acuerdo fue rechazado particularmente por el presidente venezolano Hugo Chávez, “generó también una protesta de líderes bastante más moderados, y contribuyó a la sensación de que poco había cambiado tras la salida de la administración de (George W.) Bush”.

“En 2010, 47 por ciento de los 3 mil millones de ayuda estadunidense a América Latina se destina a fuerzas militares o policiales”, lamentó un directivo de Wola, Adam Isacson, en un comunicado ante la prensa. “Es la mayor proporción en una década y demuestra un enfoque desbalanceado”, añadió.

A nombre del Grupo de Trabajo, Lisa Haugaard dijo a su vez que “la política de derechos humanos del gobierno de Obama en América Latina ha estado completamente ausente”. Añadió que “con una respuesta débil y contradictoria al golpe de Estado en Honduras [28 junio 2009] y una actitud de solidaridad automática con los gobiernos aliados de México y Colombia, ha sido decepcionante este primer año” de gobierno de Obama.

Sobre la promesa de Obama de cerrar el centro de detención de Guantánamo, isla de Cuba, el informe considera que el esfuerzo no pasó de convertirse en “un debate jurídico y político complicado”.

El informe también es duro respecto de una reforma migratoria para 11 millones de indocumentados en EU, gran parte de ellos hispanos, otra de las promesas de Obama en su campaña de 2008. El tema “se quedó fuera de la agenda”, afirman las organizaciones, aunque aceptan el reconocimiento de Obama de que no cuenta con los votos necesarios en el Congreso para cumplir con su palabra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada