sábado, 8 de mayo de 2010

Israel e Iran se acusan mutuamente

Aunque el Estado judío no ha admitido poseer armas nucleares, se lo considera el único país de Medio Oriente que cuenta con un arsenal de este tipo. Ni Estados Unidos ni otras potencias occidentales han desafiado públicamente sus programas atómicos.

Pero este lunes, una abrumadora mayoría de estados miembro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) --118 de 192--, dejó en claro su intención de que Israel haga explícito su programa de armas nucleares y firme el TNP.

En su discurso en nombre del Movimiento de Países No Alineados, de 118 miembros, el canciller indonesio Marty Natalegawa dijo en la sede de la ONU que el hecho de que Israel se haya negado a firmar y ratificar el TNP ha expuesto a amenazas atómicas a los estados no nucleares de la región.

Israel también genera riesgos al operar "centrales nucleares no protegidas y actividades cuyos estándares de seguridad se desconocen", advirtió.

También ha disparado implícitamente la amenaza de una carrera por las armas nucleares "de un potencial regional e internacional catastrófico", poniendo en peligro a todo el régimen del TNP, dijo Natalegawa.

"Esta situación es insostenible", dado que va en contra de la implementación de la resolución que en 1995 exigió crear una zona libre de armas nucleares en Medio Oriente, sostuvo.

En la conferencia, que se extenderá hasta el 28 de este mes, se evaluarán los éxitos y fracasos de un tratado internacional que aspira a frenar la propagación de las armas nucleares, y tal vez, en última instancia, eliminarlas todas de los arsenales militares del mundo.

El TNP, abierto a la firma en 1968 y en vigor desde 1970, es sometido a una evaluación cada cinco años.

Actualmente, 189 países lo han suscrito, entre ellos los cinco declarados potencias nucleares, que son también los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia..

Las tres potencias nucleares no declaradas son India, Pakistán e Israel, que nunca firmaron el TNP. Corea del Norte accedió a ser parte del tratado, lo violó y luego se retiró del mismo.

En 2000, la conferencia de evaluación reafirmó la necesidad de que Israel firmara el TNP y ubicara todas sus instalaciones nucleares bajo las exhaustivas salvaguardas previstas por la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Pero hasta ahora, Israel se ha negado a acceder a ese pedido.

Este lunes, en su discurso de la sesión inaugural, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, solamente nombró a dos países: Irán y Corea del Norte. Ban había declarado que el desarme y la no proliferación nuclear están entre sus "prioridades principales".

El jerarca urgió a Teherán a "cumplir plenamente con las resoluciones del Consejo de Seguridad y a cooperar plenamente con la AIEA", y exigió a Corea del Norte que ayude a lograr "una desnuclearización verificable de la península coreana".

Sin embargo, se abstuvo de efectuar ninguna referencia a Israel, India o Pakistán.

De todos modos, dijo: "Urjo a aquellos países que actualmente están fuera del régimen del tratado a acceder a él lo más pronto posible", sin identificarlos.

El presidente iraní Mahmoud Ahmadineyad, único jefe de Estado presente en la conferencia, dijo que la única función de las armas nucleares es aniquilar a todos los seres vivientes y destruir el ambiente.

La radiación resultante afectará a las futuras generaciones, y sus impactos negativos continuarán durante siglos, destacó.

"La posesión de bombas nucleares no es un motivo de orgullo; más bien es desagradable y vergonzosa", dijo Ahmadineyad, cuyo país es acusado de intentar desarrollar armas nucleares, cargo que él ha negado rotundamente.

"E incluso más vergonzosa es la amenaza de usar o usar esas armas, lo que ni siquiera es comparable con ningún crimen cometido a lo largo de la historia", declaró.

Ahmadineyad acusó a Israel de almacenar cientos de ojivas nucleares, de haber librado muchas guerras en la región y de continuar amenazando "con terror e invasión".

Pero también destacó que Israel "goza del apoyo incondicional del gobierno de Estados Unidos y sus aliados y que recibe, también, la asistencia necesaria para desarrollar su programa de armas nucleares".

El presidente iraní criticó a la AIEA por no haber logrado ni el desarme ni la no proliferación nuclear.

En respuesta, la secretaria de Estado (canciller) de Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton, denunció que Irán "hace todo lo que puede por desviar la atención de sus propios antecedentes y por intentar evadir su responsabilidad".

Teherán "ha desafiado al Consejo de Seguridad y a la AIEA y ha puesto en peligro el futuro del régimen de no proliferación", dijo Clinton.

Mientras, en la cumbre sobre seguridad nuclear que se celebró el mes pasado en Washington, el presidente estadounidense Barack Obama fue consultado sobre el programa de armas nucleares de Israel.

Pero él evadió diplomáticamente la pregunta, expresando que no realizaría declaraciones al respecto.

"Lo que señalaré es el hecho de que hemos urgido consistentemente a todos los países a hacerse miembros del TNP. Así que allí no hay ninguna contradicción", dijo, agregando que esto es válido tanto para Israel como para todos los demás.

"Y eso, a propósito, no es una posición nueva. Ha sido una posición consistente del gobierno de Estados Unidos incluso antes de mi administración", concluyó

No hay comentarios:

Publicar un comentario