martes, 1 de junio de 2010

Cuando Israel ataco una flota de paz

La Marina de guerra de Israel mató al menos a 16 personas e hirió a más de 30 este lunes, cuando atacó en aguas internacionales a un convoy de barcos desarmados que llevaban suministros humanitarios al asediado territorio palestino de Gaza.

Caos, confusión e indignación generaron las circunstancias en las que la "Flotilla por la libertad" fue atacada. Un canal de televisión turco difundió imágenes en vivo de soldados israelíes enmascarados y fuertemente armados requisando uno de los seis barcos de la flotilla, el "Mavi Marmara".

El convoy estaba formado por tres cargueros y cinco barcos de pasajeros, con más de 700 personas a bordo.

Los efectivos israelíes utilizaron municiones reales en la operación, según un corresponsal del canal de televisión árabe Al Jazeera, a bordo del barco. Las Fuerzas de Defensa Israelíes sostienen que los soldados fueron atacados con objetos punzantes.

Pero los organizadores arguyen que los soldados abrieron fuego apenas abordaron la nave.

Se desconoce cómo el canal turco logró difundir imágenes de lo ocurrido. Las autoridades de Israel desbarataron el sistema de comunicaciones del barco poco antes de que el comando interviniera para evitar que la tripulación usara los equipos de navegación y avisara al resto del convoy.

Además querían evitar que periodistas y activistas utilizaran sus teléfonos celulares para informar al mundo lo que estaba ocurriendo.

IPS había consultado a Huwaida Arraf, presidenta del movimiento Free Gaza, que organizó la "Flotilla por la libertad", sobre cómo estaba el estado de ánimo de los participantes, entre los que había niñas, niños y personas mayores de 40 países. Además viajaban periodistas y 35 parlamentarios.

"Somos optimistas, estamos decididos a llegar a Gaza", dijo Arraf. IPS trató de comunicarse con ella este lunes, pero su teléfono estaba fuera de servicio.

El movimiento Free Gaza, una organización dispuesta a romper el estricto sitio que mantiene Israel contra ese territorio palestino desde que Hamás (acrónimo árabe de Movimiento de Resistencia Islámica) se arrogó el poder por la fuerza en junio de 2007.

El convoy llevaba 10.000 toneladas de suministros de emergencia para los 1,5 millones de palestinos encerrados en Gaza. Además llevaba filtros de agua, casas prefabricadas, sillas de rueda y material de construcción.

Miles de casas fueron destruidas o quedaron en muy mal estado tras la Operación Plomo Fundido --con artillería pesada, bombardeos aéreos y una posterior incursión de fuerzas terrestres--, lanzada por Israel contra el territorio costero del 27 diciembre de 2008 al 18 de enero de 2009.

El movimiento Free Gaza hace varios años que trata de llevar suministros humanitarios y obtuvo ciertos logros. Pero la mayoría de las veces, la marina israelí intercepta los barcos y detiene a la tripulación.

Pero esta vez, la violencia empleada para detenerlo fue mucho mayor.

El ataque de este lunes fue el último de los episodios de una guerra publicitaria entre Israel y la organización, que trata de concentrar la atención internacional sobre la situación de emergencia en que se encuentran los palestinos de Gaza.

Las posibilidades de que hubiera una confrontación parecían inevitables. Las autoridades israelíes aseguraban que detendrían a la flotilla y los organizadores, que llegarían a Gaza.

La cancillería y las Fuerzas de Defensa Israelíes lanzaron una gran campaña publicitaria en los días previos que aseguraba que el cargamento no era imprescindible y que el estado judío, junto a numerosas organizaciones internacionales, brinda los suministros necesarios a través de los cruces terrestres.

Israel sostiene que sólo los artículos considerados una "amenaza a la seguridad" no pueden ingresar a Gaza, pero cilantro, pasta, jugo de frutas, papel higiénico, chocolate, cigarrillos, semillas, libros y uniformes escolares integran una larga lista de productos prohibidos.

"La vida de los habitantes de la Franja de Gaza está destrozada tras más de 1.000 días de bloqueo casi total", señala un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

"La mayor parte de la infraestructura y de las propiedades destruidas en el ataque de Israel contra Gaza sigue sin dañada 12 meses después y la asistencia no ha sido efectiva", reza un comunicado divulgado por la ONU el domingo.

"La falta de materiales de construcción afecta a los centros de salud. La construcción del nuevo sector quirúrgico del hospital de Shifa, el principal de Gaza, sigue sin terminarse desde 2006", señala un informe de situación divulgado a principios de año por la Organización Mundial de la Salud.

"Las fuerzas israelíes son responsables de crímenes de guerra y de otras violaciones al derecho internacional durante los 22 días que duró la Operación" Plomo Fundido, según el último informe anual de la organización de derechos humanos Amnistía Internacional, con sede en Londres.

"Hubo ataques indiscriminados y desproporcionados contra la población civil, otros dirigidos al personal de la salud y se usaron civiles palestinos como ‘escudos humanos’". También se lanzó fósforo blanco sobre zonas densamente pobladas, añade.

Aumentan las posibilidades de que haya otros episodios violentos conforme a la noticia del ataque contra la flotilla humanitaria se propaga por Cisjordania y Gaza.

Puede haber enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad israelíes y palestinos de Cisjordania y de otras ciudades de Gaza que tratan de desahogar su rabia por lo ocurrido.

La interceptación y el ataque contra barcos civiles en aguas de jurisdicción internacional es una flagrante violación al derecho internacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada