sábado, 2 de octubre de 2010

¿A donde iran los Pakistanies?

Menos de dos meses después de que Pakistán fuera azotado por uno de los peores desastres naturales de su historia reciente, la Unión Europea (UE) aprobó un polémico acuerdo para repatriar a todos los ciudadanos de ese país asiático que residan en el bloque sin documentos.

El Parlamento Europeo aprobó el martes un "tratado de readmisión" con Pakistán, bajo el cual esa nación de Asia meridional deberá hacerse cargo de sus ciudadanos que sean considerados "inmigrantes ilegales" en los estados miembros del bloque.

Negociado durante ocho años, el acuerdo le da 60 días a Islamabad para que responda a eventuales pedidos de la UE de que acepte repatriaciones.

Si no se manifiesta en ese periodo, el bloque podrá asumir que el gobierno pakistaní no tiene objeciones. En caso de rechazar el pedido, Islamabad tendrá que presentar una "justificación" escrita de sus razones.

La organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional consideró inapropiado el acuerdo, sobre todo considerando que la situación humanitaria en Pakistán sigue siendo sumamente problemática tras las últimas inundaciones.

Anneliese Baldaccini, analista sobre políticas de inmigración y asilo en la oficina de Amnistía en Bruselas, señaló que la situación de seguridad en la región de Asia central también ha afectado severamente a los pakistaníes.

"Hay más de un millón de desplazados internos en Pakistán, y muchos cientos de miles más de refugiados afganos", dijo a IPS.

"Pakistán está afrontando una difícil situación. Si el acuerdo de readmisión lleva a un considerable número de deportaciones desde la UE, entonces sería preocupante. Si no hay posibilidades de reintegrar a los deportados a la sociedad pakistaní, no vemos razón de enviarlos de regreso", añadió.

La Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados, de 1951, prohíbe la expulsión de personas a países donde su vida puede correr peligro.

Según el último informe anual de Amnistía, decenas de detenidos fueron torturados hasta la muerte o asesinados bajo custodia en Pakistán el año pasado, mientras que hay cientos de desaparecidos y miembros de minorías religiosas son víctimas de violencia e intimidación.

Otro estudio de Amnistía publicado en junio calificó irónicamente al noroeste de Pakistán de "zona libre de derechos humanos". Casi cuatro millones de personas en esa área viven bajo el control del movimiento islamista Talibán, sin imperio de la ley ni protección alguna de parte del gobierno pakistaní, indicó el informe. El bloque europeo ya firmó acuerdos de readmisión con Bosnia, Hong Kong, Rusia, Serbia y Ucrania, mientras que negocia otros con Argelia, China, Marruecos y Turquía.

Baldaccini dijo que no había información disponible sobre el impacto de esos acuerdos. Por lo general no está claro, señaló, si los inmigrantes son deportados bajo estos pactos firmados por la UE o siguiendo tratados bilaterales con los países involucrados.

El portavoz de la Comisión de Asuntos Internos y de Justicia de la UE, Michele Cercone, consideró fundamental que los acuerdos de readmisión fueran negociados por el bloque entero.

Si los gobiernos europeos negocian en forma individual "habrá una situación muy fragmentada" y "mucho menos evidencia" del número de personas afectadas.

La Comisión estimó que 13.000 pakistaníes fueron arrestados en la UE durante 2008 debido a que su estatus era "irregular" o "ilegal".

El nuevo acuerdo fue aprobado en el Parlamento Europeo por 382 votos contra 250.

La europarlamentaria francesa Hélène Flautre, del Partido Verde, sostuvo que la aprobación era "seriamente lamentable".

Pakistán ya recibe más refugiados que ningún otro país del mundo, indicó, aun cuando no ha ratificado leyes internacionales clave sobre el asunto. Según información de la Organización de las Naciones Unidas, Islamabad registró en 2009 a 1,7 millones de refugiados.

Flautre se lamentó de que el Parlamento Europeo no haya ejercido sus poderes, conferidos en el Tratado de Lisboa, para rechazar acuerdos de readmisión.

"El pacto con Pakistán se añade a una creciente lista de acuerdos de readmisión que sólo se concentran en la deportación de ciudadanos de terceros países, sin importar si en su nación gozarán garantías de seguridad o de respeto a sus derechos básicos", señaló.

Por su parte, el europarlamentario izquierdista holandés Dennis de Jong dijo que el acuerdo era "un instrumento equivocado en un momento equivocado".

"Millones de personas huyen de las inundaciones que han causado tanta destrucción", señaló. "En un momento como éste, la UE debería ayudar a Pakistán, pero en cambio trata de devolver a los solicitantes de asilo, ignorando los valores de los cuales nos enorgullecemos en Europa"

1 comentario:

  1. Buen artículo. Me parece difícil que la Unión Europea no busque expulsar a los forasteros 'indeseables'. Esto se une a los esfuerzos de Francia de sacar a los gitanos; y es bien conocida la situación de los turcos en Alemania.
    Es una pena que para ellos los extranjeros sean sólo una 'papa caliente'.
    Pero según tenía entendido, había también una crisis de trabajadores; hacían falta obreros. Por eso no entiendo ahora por qué los quieren correr, si necesitan mano de obra.

    Saludos. Fra

    ResponderEliminar