jueves, 30 de diciembre de 2010

Todo sigue igual

Al parecer son pocas las posibilidades de que mejore la situación de los derechos humanos en Belarús tras la reelección del presidente Alexander Lukashenka en comicios controvertidos.

Lukashenka mantendrá su mano dura como se pudo ver en la brutal represión de las protestas que hubo en Minsk, capital de Belarús, tras conocerse los resultados de las elecciones del domingo 19.

"Es poco probable que haya cambios importantes" al respecto, dijo a IPS el director del Centro Viasna de Derecho Humanos, Ales Bialiatski.

"Las actuales autoridades no comprenden el valor de los derechos humanos, tienen una actitud hostil hacia la sociedad civil y no están listos para una colaboración constructiva", añadió.

Lukashenka, llamado el último dictador de Europa, llegó al poder en 1994 y desde entonces se mantiene en el gobierno en elecciones consideradas fraudulentas por activistas de ese país y la comunidad internacional.

Varias organizaciones internacionales han criticado violaciones de derechos humanos y la violenta represión tras el anuncio de los resultados de los comicios. Hubo detenidos y muchas personas golpeadas, incluido uno de los presidenciables que permanece en un hospital en estado crítico.

Fue una reacción típica del gobierno dictatorial, como lo califican varias entidades de la sociedad civil, que le ha valido el aislamiento internacional.

Las autoridades eliminan toda discrepancia, no existe en la práctica la libertad de reunión y los medios de comunicación han sido silenciados. Sólo queda un grupo de publicaciones independientes. Además, circulan rumores de que la policía secreta estuvo detrás del asesinato de periodistas críticos.

Participar en una organización no registrada es delito. Las instituciones critican las graves restricciones que les impiden conseguir fondos y alquilar un local.

"El hecho de que nuestra organización trate de registrarse desde 1997 y se nos haya denegado el permiso por lo menos cuatro veces dice algo sobre la situación del país", dijo Daria Vashkevich, de la Asamblea de Organizaciones Prodemocráticas de Belarús, a IPS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario