sábado, 29 de enero de 2011

El bloqueo vietnamita de Facebook

Al bloquear la red social Facebook, el Partido Comunista de Vietnam reveló su descontento con la rápida expansión de los medios de expresión por Internet en momentos en que hace una revisión de su política económica.

Si bien las autoridades vietnamitas han reconocido la importancia de la red mundial de computadoras en sus esfuerzos para modernizar el país, en los meses previos al XI Congreso Nacional del Partido se han adoptado varias medidas para censurar el ciberespacio.

"En vísperas del Congreso del Partido, sitios web y blogs han sido clausurados, Facebook fue bloqueado y se aprobó una nueva legislación para obligar a los cibercafés a que instalen programas que vigilen las actividades en línea de sus clientes", dijo Vo Van Ai, presidente del Comité sobre los Derechos Humanos en Vietnam, organización con sede en París.

"Aunque muchos vietnamitas gozan de una mejor calidad de vida que antes, hay una creciente preocupación sobre la disparidad de la riqueza y las desigualdades sociales", dijo en una entrevista por correo electrónico. "Los espacios para el debate sobre esta situación son muy limitados".

Entre el 12 y el 19 de este mes, el Partido Comunista celebra su Congreso, como lo hace cada cinco años. Unos 1.400 delegados representando a sus 3,6 millones de miembros discutirán diversos temas relacionados en especial con la política económica.

Los principales líderes comunistas quieren evitar ser avergonzados por opiniones públicas mientras la jerarquía del Partido decide la dirección que tomará el país, indicaron analistas.

Un académico asiático en Ho Chi Minh, quien habló a condición de mantener su anonimato, opinó que el Congreso ayudaría a clarificar cuál de las dos facciones del Partido, la pro-china y la nacionalista, será la predominante de aquí en más.

La dirección de la economía vietnamita, que ha visto un crecimiento de nueve por ciento anual en la última década, también será analizada, y se discutirán las dos opciones planteadas: más acciones por el libre comercio o una expansión de la economía socialista y controlada por el Estado.

El gobierno intentará que este debate se refleje lo mínimo posible en el ciberespacio.

Vietnam es uno de los países con una comunidad cibernética de más rápido crecimiento, y actualmente casi una de cada tres personas en ese país utiliza Internet como medio de información y de expresión.

El gobierno bloqueó Facebook por primera vez a fines de 2009, lo que fue seguido por una política intermitente contra esa popular red social.

Las autoridades también adoptaron una línea dura contra otros sitios web y blogs, incluso amenazando con prisión a los que violaran los controles.

La organización Reporteros Sin Fronteras calificó a Vietnam el año pasado de segunda mayor prisión mundial de cibernautas, al haber encarcelado a 17 activistas.

"El opulento estilo de vida de muchos cuadros del Partido Comunista y de funcionarios de gobierno contrasta crudamente con la pobreza de la población común en Vietnam, donde 77 por ciento de la mano de obra es empleada en la agricultura y en la economía informal", reveló la Federación Internacional para los Derechos Humanos en un informe divulgado a fines de 2010.

Vietnam acaba de ocupar el centro de la atención internacional luego de que Vinashin, empresa estatal constructora de barcos, se declaró insolvente en un préstamo estadounidense por 600 millones de dólares.

La crisis de Vinashin y la depreciación de la moneda local, el dong, añaden presión sobre el primer ministro Nguyen Tien Dung, un gran defensor de Vinsashin como símbolo de la emergente economía vietnamita.

"Vietnam se ha abierto, pero hay algunas diferencias importantes con sus vecinos" del sudeste asiático, dijo Manu Bhaskaran, del Instituto de Asuntos Internacionales de Singapur. "Todavía hay una sustancial participación del Estado en la economía a través de regulaciones y firmas estatales", afirmó.

"La dimensión financiera de la economía muestra grandes riesgos, y los problemas de deuda de Vinashin podrían causar más problemas si las autoridades no manejan bien estos temas", dijo a IPS.

Vietnamitas han comenzado a comprar oro frente la caída del dong, que perdió un quinto de su valor respecto del dólar desde 2008.

Mientras, académicos llaman a una mayor libertad de expresión para tratar los problemas económicos.

"Los blogs han abierto una nueva dimensión para las discusiones… pero como en todo medio de expresión, el Partido sólo lo tolera cuando las críticas no van ‘demasiado lejos’. Los líderes de Hanoi necesitan Internet para los negocios, pero tienen medio de su alcance político", dijo Ai

No hay comentarios:

Publicar un comentario