martes, 25 de enero de 2011

Y las mujeres violadas?

Las detenciones de 10 soldados congoleses acusados de saquear tiendas y de violar a por lo menos una docena de mujeres en el distrito de Fizi, a comienzos de enero, no es suficiente para tranquilizar a la sociedad civil local.

Los delitos fueron perpetrados el día de Año Nuevo por soldados destinados al área como parte de la operación de paz Amani Leo, conducida por la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en República Democrática del Congo (Monusco, por su acrónimo francés) en conjunto con las Fuerzas Armadas del país.

A fines de diciembre, un soldado acusado de apuñalar a un joven fue asesinado por vecinos furiosos. Luego, los miembros de la unidad tomaron venganza contra la población civil de Fizi, una región ubicada a orillas del lago Tanganica, en la provincia de Kivu del Sur.

Según Gaius Shabilepa, un periodista de Radio Messenger of the People que transmite desde Uvira, 60 kilómetros de Fizi, "soldados enojados tomaron revancha contra los bienes de la gente, destruyendo todo a su paso, y empeorando la situación de seguridad ya frágil por varios grupos de soldados operando en los pueblos y en los bosques circundantes".

Contactada vía telefónica por IPS, Marie Kaleba, de la no gubernamental Tupeleleze Haki za Wanawake (Popularise Women's Rights), con base en Fizi, dijo que "además de la afluencia de personas desplazadas por la grave situación humanitaria que se vive en algunos pueblos, la falta de apoyo a las mujeres violadas por los soldados corre el riesgo de agravar la situación de las sobrevivientes".

Kaleba señaló que las autoridades no han tomado medidas. Un funcionario local, quien habló en condición de anonimato, dijo a IPS que "un rápido cálculo reveló que más de 100 mujeres fueron violadas por soldados" y que más de 500 personas que huyen a pueblos seguros se ven obligados a soportar deplorables condiciones por más de una semana sin ayuda".

"A los funcionarios locales les faltan recursos para ayudar", denunció.

La organización Médicos sin Fronteras aseguró haber tratado a más de 30 mujeres por las heridas sufridas durante las violaciones. El portavoz de la Organización de las Naciones Unidas, Martin Nesirky, dijo que el informe provisional de Monusco registró 13 violaciones y 19 víctimas de otra clase de abusos, así como saqueo de 14 tiendas.

Las graves acusaciones de violaciones a los derechos humanos subrayan las recurrentes críticas a la Operación Amani Leo --el nombre significa "paz ahora" en lengua Swahili--, la cual intenta recuperar el territorio bajo control rebelde en el este de RDC, y garantizar la seguridad de los civiles.

"El nombre de la operación militar ha cambiado, pero la situación permanece igual: las mujeres siguen siendo asesinadas, mutiladas, abusadas como animales", dijo a IPS Immaculée Birhaheka en junio. Ella es la coordinadora de la ano gubernamental Promotion and Support for Women's Initiatives.

Dioa Taheru, portavoz de Monusco en Fizi, dijo por teléfono a IPS que "el gobierno y la jerarquía militar tienen que tomar medidas para castigar a los soldados responsables, ya que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es solo un socio y no puede ser un sustituto de las autoridades congoleñas".

Taheru dijo que "estas graves violaciones a los derechos humanos por parte de soldados congoleños no son los primeros. Varios casos ya han sido reportados a las patrullas de las Naciones Unidas para la protección de los civiles en esta zona, ante el silencio de las autoridades locales. Las misión de la ONU no puede asumir la responsabilidad".

En agosto, la Monusco recibió fuertes críticas después de que grupos rebeldes violaran a más de 300 mujeres en otra parte del este de la RDC, a pesar de la presencia de una base de la misión a pocos kilómetros de distancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada